¿Cómo elegir los mejores terrenos en el sur de Chile?

¿Cómo elegir los mejores terrenos en el sur de Chile?

Elegir un terreno puede ser una decisión complicada, en especial si no se tienen conocimientos en el tema. La mayoría de las inversiones están destinadas a la construcción, tanto de hogares como de edificios para la industria hotelera. De cualquier modo, es indispensable conocer los factores a tener en cuenta al momento de elegir una parcela de tierra. Las siguientes recomendaciones están basadas en cuatro aspectos que creemos fundamentales para elegir una parcela en el sur de Chile.

Características del terreno

Dependiendo del tipo y el tamaño de la construcción, es importante conocer la composición de la tierra, así como su cercanía con arroyos o acuíferos. En este punto, valerse de profesionales experimentados resulta de mucha utilidad.

Los terrenos más aptos para la construcción son aquellos que presentan una gran composición rocosa. Es por ello que los mejores terrenos se encuentran en la zona austral. Son suelos donde abunda la piedra y, como consecuencia, son duros y resistentes.

Otro factor relevante respecto de las condiciones del terreno, es la altura. Conocer a qué altura sobre el nivel del mar está ubicada la parcela puede ser de utilidad para conocer el comportamiento del terreno durante las épocas de lluvia.

Por último, un aspecto indispensable al momento de considerar las características de una parcela es la pendiente o inclinación del suelo. Los terrenos con una buena inclinación son muy favorables para la evacuación del agua y una mejor ventilación. Por otra parte, la desventaja es que construir en ellos puede ser un poco más costoso que en un suelo llano.

Cantidad de vegetación

Aunque en un principio pueda parecer irrelevante, la vegetación es un punto más en el que hay que detenerse para elegir un terreno. La presencia de árboles y plantas, muchas veces, funciona como un indicador natural de la calidad del terreno. Además, es un componente que embellece la vista del paisaje.

Sin embargo, también hay que mantenerse alerta de posibles inconvenientes. No es recomendable que árboles muy grandes se encuentren en las cercanías de la construcción. En primer lugar, porque las raíces pueden afectar los cimientos y, en segundo lugar, porque si son muy frondosos, pueden limitar el ingreso de luz.

En resumen, la cantidad de vegetación debe ser acorde al propósito de la construcción. No es lo mismo construir una vivienda, que edificar un hotel. Cada espacio requiere de diferentes características de vegetación.

Orientación

La orientación del terreno es un aspecto a evaluar, ya que puede determinar el diseño de la construcción. Esta determinación dependerá de la inclinación del suelo.

En una parcela llana hay que observar su extensión teniendo como referencia los puntos cardinales. Es necesario observar cuál de los lados es más largo. Si es el lado que da al sur, es mucho mejor, porque enfocar la fachada del edificio o vivienda hacia allí fomenta la captación de luz natural. Esto se traduce en un ahorro de energía, en cuanto a calefacción e iluminación.

En el caso de tratarse de un terreno con pendiente, lo más recomendable también es que su orientación sea hacia el sur, pero por diferentes motivos. La orientación sur protege a las construcciones del viento norte, al mismo tiempo que favorece la ventilación.

Al evaluar este factor, no hay que olvidar el entorno. Por ejemplo: aunque una vivienda esté orientada hacia el sur, puede que no reciba suficiente luz solar. Esto puede estar causado por la sombra de una montaña, una construcción más alta o una gran cantidad de árboles. Por este motivo, cuando se piensa la orientación, hay que tener en cuenta también las características que presenta el entorno, ya sea natural o artificial.

Tamaño

El tamaño de la parcela tiene que acompañar las necesidades y preferencias del comprador. Un punto a favor es que los terrenos en el sur de nuestro país presentan una gran variedad de tamaños, comenzando desde los 5.000 m2 y extendiéndose a varias hectáreas.

Por supuesto, el valor del inmueble está adecuado al tamaño del mismo. Por eso, hay un terreno para cada persona y proyecto. Lo importante es saber a qué va a estar destinada la parcela, como mencionamos con anterioridad, ya que las prioridades no son las mismas si se construye un hotel o un local comercial, que una vivienda familiar.

ADN Radio
¿Fin a las parcelas de agrado? Ministerio de Agricultura ordena al SAG no autorizar loteos que no sean para uso agrícola
viernes, 5 de agosto 2022

Navegación